Washington.- Legisladores republicanos desafiaron el miércoles al presidente Barack Obama y propusieron planes para endurecer las revisiones de seguridad a los refugiados sirios, luego de los ataques de la semana pasada en París, en una lucha que pone en jaque la imagen que Estados Unidos tiene de sí como un asilo para los oprimidos.

Preocupado por posibles ataques en Estados Unidos, luego de que atentados reivindicados por Estado Islámico dejaron el viernes 129 muertos en la capital francesa, el presidente de la comisión de seguridad de la Cámara de Representantes propuso revisiones adicionales a los refugiados que huyen de Siria o Irak y que buscan ingresar al país.

NOTICIA: Una fría respuesta de Estados Unidos a la crisis de refugiados

Los reportes de que al menos uno de los atacantes de París habría ingresado a Europa con un grupo de inmigrantes registrados en Grecia llevaron a varios países occidentales a cuestionar su voluntad de recibir a los refugiados.

Bajo el proyecto de ley propuesto en la Cámara baja y respaldado por los republicanos, ningún refugiado de Siria o Irak podrá ingresar a Estados Unidos hasta que funcionarios de alto nivel garanticen al Congreso que no pondrán en riesgo la seguridad nacional.

NOTICIA: Estados Unidos aceptará a 10,000 refugiados sirios

"Somos un país compasivo. Nosotros siempre lo hemos sido y siempre lo seremos. Pero también debemos recordar que nuestra mayor prioridad es proteger al pueblo estadounidense", dijo el presidente de la Cámara baja, el republicano Paul Ryan.

Hablando en una cumbre de la región Asia Pacífico en Manila, Obama acusó a los republicanos de sufrir "histeria y exagerar el riesgo" para intentar dificultar el acceso de los refugiados a Estados Unidos.

NOTICIA: EU recibirá más refugiados: Kerry

"Cerrar la puerta en la cara de los refugiados traicionaría nuestros valores más profundos. Eso no es lo que somos. Y no es lo que vamos a hacer", dijo Obama posteriormente en la red social Twitter.

El mandatario se apegó a un plan que la Casa Blanca anunció en septiembre para permitir que 10,000 refugiados sirios lleguen a Estados Unidos dentro de un año.

mac