El presidente Trump y senadores republicanos planean actuar rápidamente para nombrar a un nuevo juez de la Corte Suprema en remplazo de Anthony M. Kennedy. Con su decisión, se ahondará la competencia electoral en este año y dejará huella en la corte, posiblemente, en la próxima generación.

Trump dijo el miércoles por la tarde que el proceso de nombramiento de un nuevo juez comenzará “inmediatamente”, mientras que los senadores de su partido fijaron a otoño como el periodo de nombramiento.

“Tenemos que elegir uno excelente (...) Tenemos que elegir uno que permanecerá en la corte durante 40 o 45 años”, dijo Trump durante un evento de campaña en Fargo, Dakota del Norte.

Entre las personas consideradas en la lista final de Trump para ocupar una silla en la corte, se encuentran: Brett Kavanaugh del Tribunal de Apelaciones en el Circuito de DC, Thomas Hardiman del Tribunal de Apelaciones en el 3º Circuito, Raymond Kethledge y Amul Thapar del Tribunal de Apelaciones del 6º Circuito, y Amy Coney Barrett del Tribunal de Apelaciones en el 7º Circuito.

Los republicanos del Senado están ansiosos por confirmar al sucesor de Kennedy antes de las elecciones de noviembre, cuando el partido corre el riesgo de perder su escasa mayoría de 51 escaños contra los 49 de los demócratas.

“El Senado está listo para cumplir su función constitucional al ofrecer asesoramiento y consentimiento sobre el nominado del presidente Trump para cubrir esta vacante”, dijo McConnell el miércoles por la tarde. “Votaremos para confirmar al sucesor de Justicia Kennedy este otoño”.

Parece increíble, pero por primera vez en más de dos décadas, existe una posibilidad real de que el aborto vuelva a ser ilegal en los Estados Unidos.

El futuro de la sentencia Roe v. Wade —firmada por el Tribunal Supremo en 1973 que defiende los derechos al aborto— fue una cuestión clave en Washington, cuando los legisladores y activistas asimilaron la noticia de la jubilación del juez moderado Anthony M. Kennedy.