Rand Paul se retiró de la puja presidencial republicana en Estados Unidos, eclipsado por otros candidatos.

"Ha sido un increíble honor haber participado en una campaña por la Casa Blanca. Hoy, termino donde he empezado, listo y dispuesto a luchar por la causa de la libertad", manifestó Paul en una nota oficial distribuida por su equipo.

NOTICIA: Dinero de empresas opacas apoya las campañas en EU

La portavoz de su campaña, Eleanor May, confirmó su decisión el miércoles a The Associated Press y anticipó que dará a conocer una declaración.

El senador de Kentucky abandona sus aspiraciones a la candidatura presidencial republicana sin haber conseguido el respaldo de los votantes.

En la contienda republicana el empresario Donald Trump se ha visto favorecido en los sondeos.

Paul se propuso mejorar la popularidad del Partido Republicano entre los jóvenes y las minorías. Pero su mensaje no tuvo eco ni trascendió los límites del reducido grupo de republicanos de inclinación libertaria que respaldaron el intento similar de su padre, Ron Paul.

NOTICIA: Marco Rubio resurge entre los republicanos

Su apelación a los votantes a rechazar las dinastías políticas y "recuperar nuestra nación" fue en definitiva desplazada por el multimillonario Trump que prometió "devolver la grandeza" a Estados Unidos. Trump, sus insultos y sus posiciones políticas imprecisas capturaron la atención de los estadounidenses inclinados a un cambio.

Se anticipa que Paul ahora volcará sus esfuerzos a hacer campaña para su reelección en Kentuky. El oftalmólogo de 52 años es el favorito.

En un ostentoso desafío, Paul controló el debate en el Senado en 2013 durante casi 13 horas para obstaculizar el nombramiento de John Brennan como director de la CIA. Brennan había sido el asesor del presidente Barack Obama sobre antiterrorismo, y Paul se oponía al uso de drones para matar a sospechosos de terrorismo. Consiguió apoyo de votantes que manifestaban preocupaciones similares sobre el alcance del gobierno.

Pero poco después de anunciar sus aspiraciones, Paul incurrió en algunas inconsistencias que incluso pusieron en duda su credibilidad en el terreno de la medicina.

Después de ser invitado a cinco debates de los aspirantes republicanos y tras sobrellevar la sugerencia de Trump de que no se molestara en seguir la carrera fue desplazado del sexto debate. Pero volvió a ser invitado para el séptimo y último antes de las asambleas partidarias de Iowa.

Senador por el estado de Kentucky, Paul representa el llamado sector "libertarista" dentro del partido Republicano, ala que defiende la filosofía del anarcoliberalismo, con un estado mínimo al extremo y la vigencia suprema de la libertad individual.

Oftalmólogo de profesión y excelente orador, Paul defendió en la campaña la reducción drástica de la presencia del Estado en la vida cotidiana de los estadounidenses, y los debates entre aspirantes llegó a sugerir también un corte en los gastos militares, un tema intocable entre republicanos.

NOTICIA: Victoria ajustada de Clinton en Iowa

Sus intentos por reformar los programas de vigilancia telefónica de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) lo convirtieron en una figura estelar entre los libertarios.

Se trata del segundo aspirante republicano a abandonar la carrera presidencial después de las primarias de Iowa, las primeras del año. El ex gobernador de Arkansas y predicador evangélico Mike Huckabee había arrojado la esponja pocas horas después de esas primarias.

Con ello, el campo republicano sigue en marcha en estas elecciones con diez aspirantes.

Entre los demócratas, el ex gobernador de Maryland Martin O'Malley también cerró su campaña después de Iowa.

Con información de AP y AFP

rarl