Al menos 48 civiles murieron este viernes en Siria durante manifestaciones contra el régimen del presidente Bashar al Asad, en su mayoría en Deraa, en el sur del país, señaló el Observatorio sirio de los Derechos Humanos.

Las fuerzas sirias mataron a tiros el viernes al menos a 24 civiles durante manifestaciones, entre ellos a dos niños, dijo la organización Sawasiah de derechos humanos, en medio de la revuelta de seis semanas que busca derrocar al presidente Bashar al-Assad.

Sawasiah, fundada por el abogado de derechos humanos Mohannad al-Hassani actualmente en prisión, afirmó que tenía los nombres de las 24 víctimas fatales, quienes perecieron en marchas en las ciudades de Derá, Homs, Latakia y la localidad de Qadam, en las cercanías de Damasco.

En la sureña Derá, una fuente médica dijo previamente que al menos 15 personas perdieron la vida durante protestas contra el régimen autoritario de Assad.

La fuente médica en Tafas, unos 12 kilómetros al noroeste de Derá, dijo que el hospital había recibido 15 cadáveres con impactos de bala e ingresó a 38 heridos.

El derramamiento de sangre se produjo mientras surgían manifestaciones en todo el país, retando al despliegue militar, las detenciones masivas y la represión despiadada en el mayor desafío a los 48 años de Gobierno del Partido Baath.

La violenta represión de Assad ha provocado una creciente condena por parte de los países occidentales que durante varios años habían tratado de mantener relaciones con Damasco y aflojar su estrecha alianza con Irán, además de avanzar hacia un acuerdo de paz con Israel.

DOCH