Washington.- La Casa Blanca condenó este viernes los últimos actos de violencia cometidos por el régimen sirio en la ciudad de Homs, al afirmar que eran "escandalosos" y "horribles", y llamó a "todos los países del mundo" a impedir que continúen.

"Cualquiera que haya visto un solo minuto de video sobre el brutal ataque perpetrado por el régimen de (el presidente Bashar al) Asad comprende que sólo un bando ejerce el gatillo fácil", afirmó el portavoz de la presidencia estadounidense, Jay Carney.

La represión "en la ciudad de Homs en los últimos dos días es escandalosa y horrible, y debería ser condenada por todos los países del mundo", agregó durante una conferencia de prensa.

Apelamos a los países del mundo entero a sumarse (al grupo) de 'Amigos de Siria' para tomar medidas para impedir que haya más violencia y asesinatos de sirios", concluyó Carney.

De su lado, la portavoz del departamento de Estado, Victoria Nuland, calificó la situación de "absolutamente horrible", e hizo referencia a las versiones que apuntan a la continuación de los bombardeos, la falta de agua, alimentos y medicamentos.

"Todos estamos esperando que la ayuda humanitaria que el gobierno sirio demanda sea autorizada hoy para ingresar a Homs (...) y que las personas que sufren obtengan el alivio que necesitan", dijo.

En una entrevista con el periódico Atlantic Monthly divulgada este viernes, el presidente Barack Obama predijo que el presidente sirio, Bachar al-Asad, caerá eventualmente tras cerca de un año de protestas y dejará a Irán sin su principal aliado en la región.

"Estimamos que los días (de Asad) están contados. El asunto no es si va a caer, sino cuándo lo hará", dijo Obama.

"Ahora bien, ¿podemos acelerar esto? Estamos trabajando con la comunidad internacional para intentar hacerlo", agregó.

apr