Managua. A unas horas del diálogo nacional, con la mediación de la iglesia católica, en el cual participará el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, para buscar una salida a la crisis tras un mes de protestas para exigir una democratización y la salida del mandatario, tropas antimotines reprimieron protestas de estudiantes, campesinos y población en general que realizan cortes de carreteras y marchas por todo el país este martes.

El país estuvo paralizado por bloqueos en carreteras, principalmente en el norte y centro. Comerciantes de mercados de la capital, resintieron la falta de suministros de hortalizas, frijol, queso y otros productos perecederos provenientes del interior.

“Nos están disparando, no les da vergüenza, las calles son nuestras, atacan a la gente sin arma, cobardes. ¡Fuera!”, gritaban los manifestantes a los uniformados en la ciudad de Matagalpa,  27 km al norte de Managua, según un video colgado en las redes sociales.

En esa región, al menos 35 heridos y 10 detenidos dejaron los enfrentamientos entre manifestantes y policías antimotines, según Germán Herrera de la Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos.

En el marco de las protestas sociales que iniciaron hace casi un mes contra las reformas propuestas por el gobierno de Ortega en el sistema de seguridad social se ha registrado la muerte de al menos 53 personas y más de 400 heridos.

Mesa de diálogo

La desconfianza entre las partes del diálogo es total, los opositores anunciaron en un comunicado: “vamos a defender nuestros derechos y exhortamos a seguir en la lucha pacífica, hasta que veamos cumplidas las demandas del pueblo nicaragüense”.

La Unión Europea, en tanto, saludó como “un signo positivo” las conversaciones.

La visita, aún sin fecha, de una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se espera con entusiasmo.