Roma.-El líder del izquierdista Partido Demócrata, Matteo Renzi, juró este sábado en el palacio presidencial del Quirinal como nuevo presidente del Consejo italiano, seguido por su equipo de 16 ministros, el primer gabinete paritario de la historia de Italia.

A los 39 años, Renzi se convirtió este sábado en el jefe de Gobierno más joven de la historia de Italia tras haber cumplido con las tradicionales ceremonias de prestar juramento y sonar la campana de apertura del primer consejo de ministros.

"La tarea es difícil, pero estamos en Italia, lo lograremos. Nuestro compromiso es el de seguir siendo nosotros mismos, libres y sencillos", escribió en un tuit Renzi poco antes de jurar ante la Constitución italiana.

Renzi asumió las riendas de Italia en reemplazo de Enrico Letta, forzado a renunciar al cargo tras diez meses en el poder por su propio Partido Democrático (PD).

El primer encuentro público entre los dos líderes de centroizquierda fue más que frío, en un mensaje claro del malestar que ha generado en algunos sectores del PD el asalto al poder del ambicioso exalcalde de Florencia.

El primer gabinete paritario de la historia de Italia, formado por ocho hombres y ocho mujeres, con el promedio de edad más bajo en medio siglo (47,8 años) y que prometió despertar "las esperanzas" a un país sumido en un grave crisis económica y social, no convence a influyentes editorialistas.

"Es el gobierno de un solo hombre. Muchos nombres nuevos, jóvenes, desconocidos, mujeres. Un ejecutivo para un líder", escribió en un editorial Ezio Mauro, director del diario La Repubblica.

Como el mismo Renzi reconociera la víspera tras aceptar el cargo, se juega no sólo su carrera política sino también "la cabeza", como dijo, al haber decidido cargar sobre sus hombros con todo el peso de su gobierno.

"Es el retrato de la avidez del nuevo primer ministro", comentó por su parte en un editorial el diario Il Corriere della Sera.

RENZI, UN ACRÓBATA EN LA CUERDA FLOJA

Como Letta, Renzi necesita para gobernar a los 30 senadores del Nuevo Centroderecha de Angelino Alfano, lo que genera "dudas" sobre su capacidad para adoptar las importantes reformas que prometió, entre ellas revisar la Constitución, el sistema laboral y administrativo y el fisco.

Alfano, exdelfín de Berlusconi, que traicionó al magnate para aliarse con el centroizquierda, perdió la vicepresidencia del Gobierno pero fue confirmado por Renzi como ministro del Interior.

"Sólo tres técnicos", subraya por otra parte el diario de Turín, La Stampa, que teme improvisación y errores por la falta de experiencia de sus ministros.

La mayor concesión hecha por Renzi ha sido la de aceptar designar a un tecnócrata, Pier Carlo Padoan, para manejar el delicado ministerio de Economía, según casi todos los comentaristas.

El número dos de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que fue director ejecutivo para Italia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que fue asesor del Banco Mundial, de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo, representa la "continuidad" con respecto a las medidas exigidas por la Unión Europea para enderezar sus cuentas y reducir su inmensa deuda pública (130% del PIB).

"Su valor es indiscutible, es una persona apreciada por los organismos internacionales, pero lo que cuenta son los resultados", sostiene el diario económico Il Sole 24Ore.

Padoan prestará luego juramento ya que se encontraba en Australia para la cumbre del G20.

"Renzi está como un acróbata, en la cuerda floja. Después de él nos quedan solo payasos populistas", advirtió La Repubblica.

Desde la oposición el magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi anuncia a sus simpatizantes que se preparen a elecciones anticipadas, mientras el líder del Movimiento 5 Estrellas, el controvertido cómico Beppe Grillo, lanza sus anatemas contra la clase política, que vive "los últimos días de Pompeya" antes de su desaparición.

El primer ministro someterá su Ejecutivo el lunes a una moción de confianza en el Senado y el martes en la Cámara de los Diputados.

nlb