BAMAKO.- El presidente malí Amadou Toumani Touré (ATT), depuesto por un golpe de Estado el 22 de marzo, dimitió oficialmente, anunció este domingo un mediador burkinés, lo que despeja el camino para la partida de la junta golpista en el poder desde su derrocamiento.

"En virtud del acuerdo" de salida de crisis firmado el viernes, "acabamos de recibir la carta de dimisión formal del presidente ATT", como se le conoce, declaró a la prensa el ministro de Relaciones Exteriores burkinés, Djibrill Bassolé, tras reunirse en Bamako con el jefe del Estado depuesto.

"Vamos por tanto a recurrir a las autoridades competentes para que se constate la vacante presidencial y se puedan tomar las medidas apropiadas", añadió.

"El trabajo continúa, mi misión sigue", añadió, sin querer adelantar un calendario.

La junta militar concluyó el viernes un "acuerdo marco" con el equipo mediador liderado por Burkina Faso en nombre de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) por el que se compromete a devolver el poder a los civiles en cuanto dimita Amadou Toumani Touré.

Bassolé se reunió con ATT en una casa de un familiar del expresidente situada en un barrio del oeste de la capital y vigilada por militares.

El jefe de la junta, el capitán Amadou Sanogo, se encontraba este domingo por la tarde en el hotel de Bamako donde se alojan Djibrill Bassolé y el presidente de la Asamblea Nacional, Dioncounda Traoré.

El capitán Sanogo dejará el poder en manos de Traoré, quien presidirá el periodo de transición que desembocará en elecciones presidenciales y legislativas en una fecha que no ha sido comunicada.

El principal desafío de las nuevas autoridades será intentar pacificar el norte del país, controlado desde hace una semana por rebeldes tuaregs, islamistas armados y diferentes grupos fuera de la legalidad.