Treinta miembros del partido gubernamental sirio Baas en la ciudad de Banias -escenario de la contestación en el noroeste del país- anunciaron el miércoles su dimisión en protesta contra la violenta represión de las manifestaciones contra el régimen, en un comunicado recibido por la AFP.

"Las prácticas de los servicios de seguridad contra ciudadanos desarmados en Banias y en las aldeas vecinas, especialmente en Baida, son contrarias a todos los valores humanos y a los eslóganes del partido" Baas, aseguran los firmantes del texto, originarios de la región de Banias.

Hacen alusión a los "registros de casas, disparos de balas reales indiscriminados contra la gente, las viviendas, las mezquitas y las iglesias".

Denuncian especialmente "las agresiones" perpetradas contras los habitantes de Baida y el comportamiento de los servicios de seguridad y de los shabiha (partidarios del régimen) "que incita a la confesionalidad y suscita sentimientos de hostilidad entre los habitantes del país".

DOCH