La Paz. El expresidente boliviano Jorge Quiroga renunció al cargo de delegado presidencial, nombrado por la presidenta interina Jeanine Áñez, para evitar comprometer al gobierno por sus polémicas declaraciones en varios asuntos del país.

Uno de los casos fue México. Quiroga insultó al presidente López Obrador por sus vínculos con Evo Morales.

Quiroga calificó de “cobarde matoncito” a López Obrador, misma que se viralizó en Twitter hasta convertirla en tendencia.

“Le agradezco la delegación con la que me honró, la que hoy debo dejar para evitar que mis posiciones o acciones comprometan a su gobierno, al que sólo usted debe representar”, escribió Quiroga en una carta dirigida a la presidenta de transición Jeanine Áñez.

Activa orden

Ayer, el gobierno activó una “orden de apremio internacional” contra el expresidente Evo Morales, asilado en Argentina, para evitar su participación en un foro de derechos humanos en Chile, informó el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, pero el exmandatario dijo que no está invitado.

El ministro aludía a un tuit del senador de derecha chileno Iván Moreira, quien el martes anunció que Morales tiene previsto asistir este mes a un foro de derechos humanos en Chile junto a su abogado, el exjuez español Baltasar Garzón.

Sin embargo, Morales dijo en su cuenta de Twitter que carece de “invitación oficial” o información acerca de ese foro.

Por otra parte, Estados Unidos ve con preocupación que Morales pueda “provocar violencia” en el país andino, que se prepara para nuevas elecciones presidenciales tras comicios anulados en octubre que provocaron la dimisión del mandatario.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo a periodistas que la administración Trump celebra que Bolivia “vuelva a la senda democrática”, señalando que enviados de la Agencia Internacional de Estados Unidos para el Desarrollo asesorarán al gobierno de transición encabezado por Jeanine Áñez, pero advirtió sobre un posible papel desestabilizador de Morales.