La relación entre Mexico y Estados Unidos pasa por una difícil encrucijada que deberá ser superada para continuar el fortalecimiento que la ha dado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), consideró hoy el embajador mexicano Gerónimo Gutierrez.

Al hablar en la Casa Blanca durante la ceremonia con motivo del Cinco de Mayo, donde no estuvieron presentes el presidente Donald Trump, ni el vicepresidente, Mike Pence, el diplomático recordó que existe mucho en juego en la relación entre los dos vecinos.

“Como lo he dicho antes, nuestra relación atraviesa un difícil tiempo y se encuentra en una encrucijada”, apuntó el diplomático.

Gutierrez dijo que frente a este escenario, ambas naciones tienen frente a sí la posibilidad de construir una relación más madura y de beneficio mutuo.

“Una (relación) que respete nuestras diferencias, reconozca nuestros retos comunes, pero sobre todo que sea guiada por la noción de que tenemos un futuro compartido”, sostuvo.

Indicó que gracias al TLCAN, la relación se ha fortalecido en los pasados 25 años y ambas naciones gozan ahora de una mejor seguridad, porque han confrontado ese reto y el de la migración, bajo el principio de responsabilidad compartida.

“Un México fuerte y exitoso está en el interés de Estados Unidos, tanto como un Estados Unidos fuerte y exitoso es el del interés de México”, destacó.

Más allá de este reto, el diplomático señaló que la celebración del Cinco de Mayo se ha convertido en una oportunidad para reconocer el aporte de los mexicanos que viven en Estados Unidos, quienes con ello “contribuyen a mantener vivo el sueño americano”.

“Cinco de Mayo se ha convertido de muchas formas en una celebración binacional de nuestros valores compartidos y una reflexión de los profundos lazos entre México y Estados Unidos”, puntualizó.

De igual manera, agregó, la fecha es un recuerdo “de que los dos países han logrado superar situaciones adversas, gracias a la fortaleza y los valores de sus gentes”.