El primer ministro británico, Boris Johnson, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ordenaron a sus negociadores que reanuden sus conversaciones comerciales el domingo 6 de diciembre, en un último intento por salvar diferencias significativas.

Reino Unido abandonó la Unión Europea el 31 de enero, pero las reglas que rigen el comercio, los viajes y los negocios se han mantenido sin cambios durante un período de transición que finaliza el 31 de diciembre, cuando comenzará a regir un nuevo tipo de relación, con o sin un acuerdo.

Este anuncio fue formulado después de una demorada conversación telefónica entre la presidenta de la Comisión Europea y el primer ministro británico.

En esa llamada "hemos saludado el hecho de que algún progreso ha sido alcanzado en muchas áreas", expresaron los dos líderes en una nota común.

"Sin embargo, persisten significativas diferencias", señalaron, para admitir que "ningún acuerdo es alcanzable" si no se resuelven esas diferencias.

"Por esa razón, dimos instrucciones a los jefes negociadores a reunirse nuevamente mañana [domingo] en Bruselas. Volveremos a hablar en la tarde del lunes", anunciaron Von der Leyen y Johnson.

La decisión de continuar con las conversaciones comerciales, que casi se han estancado por temas que incluyen al sector pesquero, las reglas de competencia justa y la gobernanza, significa que tienen la esperanza de que las dos partes puedan cerrar sus persistentes diferencias.

Si las partes no llegan a un acuerdo, el proceso de cinco años del Brexit terminará de manera desordenada, justo cuando Reino Unido y Europa se enfrentan al enorme costo económico de la pandemia de Covid-19.

Los negociadores británicos y de la Unión Europea detuvieron las conversaciones comerciales el viernes 4 de diciembre para pedir a sus líderes que intentaran reducir las brechas y llegar a un acuerdo después de que no lograran salvar divergencias significativas tras una semana de negociaciones entre las partes.

Las conversaciones se pausaron el viernes, en el más reciente giro luego de meses de negociaciones que apenas han logrado avances en los tres temas más difíciles: la pesca, la garantía de una competencia justa y las formas de resolver futuras disputas.

Fuentes de ambas partes dijeron que las demandas francesas sobre los derechos de pesca en aguas británicas siguen siendo un tema clave.

Los equipos conducidos por los jefes negociadores, el francés Michel Barnier y el británico David Frost, mantienen una desesperada carrera contra el reloj para hallar un acuerdo, ya que el Reino Unido abandonará el mercado único y la unión aduanera el 1 de enero de 2021.

Sin embargo, un eventual acuerdo aún tendría que ser ratificado por las partes.

Después de los anuncios de Von der Leyen y Johnson, Barnier publicó en twitter un breve mensaje: "Veremos si hay un camino. El trabajo continúa mañana".

kg