Londres. Tras la escalada de tensión entre los gobiernos de China y Reino Unido por las diferencias en torno a la situación en Hong Kong, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, no descartó imponer sanciones al gigante asiático, incluida la posibilidad de expulsar a sus diplomáticos.

El también candidato conservador a suceder a la primera ministra británica Theresa May puntualizó que el Reino Unido siempre pondría sus principios ante sus intereses comerciales y exhortó a China a cumplir el acuerdo de Un país, Dos Sistemas sobre Hong Kong, donde se han intensificado las protestas contra un proyecto de ley de extradición y que han sido apagadas por la fuerza.

Las diferencias entre los dos países se han agudizado luego de que Hunt apoyó el lunes pasado a los manifestantes en Hong Kong.

Hunt declaró a la BBC de Londres, respecto a las acusaciones de que se había puesto del lado de los manifestantes, que no apoyaba la violencia sino que consideraba que “la forma de lidiar con esa violencia no es mediante la represión”.

En cuanto a imponer sanciones a China o expulsar a los diplomáticos, el ministro se negó a descartar cualquiera de las dos posibilidades.

Este miércoles el embajador de China en el Reino Unido, Liu Xiaoming, declaró que el gobierno británico no debería interferir “en sus asuntos internos”, tras las declaraciones de Hunt por las manifestaciones del lunes pasado que fueron reprimidas por la policía de Hong Kong y terminaron con la liberación de su Parlamento.

La manifestaciones se suman a las que se surgieron desde principios de junio en el país asiático.

Comparecencia

El Ministerio del Exterior británico convocó a sus oficinas al diplomático chino por sus comentarios. El subsecretario permanente de la cancillería británica, Simon McDonald, le dijo al embajador chino que sus comentarios eran “inaceptables e inexactos”, según la BBC de Londres.