Así vivieron los británicos sus últimas horas como ciudadanos de la Unión Europea, un momento histórico, con júbilo para unos y tristeza para otros. Al filo de la medianoche de este viernes, el primer ministro Boris Johnson cumplió su promesa electoral de ejecutar el Brexit. Londres preparó numerosos actos para conmemorar esta fecha, poco antes de las 23:00 horas locales, Downing Street, sede del gobierno, se iluminó con un reloj que marcó la cuenta regresiva, seguido por un espectáculo de luces. Edificios gubernamentales se iluminaron con los colores rojo, blanco y azul y, en la plaza del Parlamento, se organizó una gran fiesta que espera reunir al menos 10,000 personas.