Managua. El independiente Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunció que la estudiante de origen belga Amaya Coppens, de 25 años, detenida en noviembre tras intentar auxiliar a mujeres en huelga de hambre en la ciudad de Masaya, fue agredida en la cárcel El Chipote por denunciar los atropellos que sufren los opositores presos por participar en protestas contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

“Los padres de Amaya denuncian que a su hija una oficial de la Dirección de Auxilio Judicial la golpeó posterior a la visita de hoy” este martes en la cárcel, indicó el (Cenidh) en Twitter. La agresión contra Coppens fue “en represalia por haberles contado (a sus padres) sobre el trato inhumano que están sufriendo los presos políticos dentro del penal”, agregó el organismo.

Es la segunda vez que Coppens es encarcelada por protestar contra el gobierno.