El papa Benedicto XVI recibió este miércoles un huevo gigante de chocolate de dos metros de altura y de 250 kilos de peso, con ocasión del Domingo Santo o Domingo de Pascua que se celebra en cuatro días.

El huevo de pascua, que según la tradición cristiana se remonta a los primeros cristianos, que lo asociaban a la Resurrección de Jesucristo, fue realizado por la confitería italiana "Tosca" de Cremona, al norte de Italia.

El huevo estaba envuelto en papel de colores brillantes, con el escudo papal y varias palomas, símbolo de la paz.

La confitería Tosca es famosa por haber realizado una gigantesca torta de Navidad de 1.000 kilos, batiendo así un récord registrado en el libro de los Guinness.

El huevo de pascua será donado por el Papa a los detenidos de la cárcel de menores de Roma que visitó hace cuatro años.

RDS