El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó el viernes que este fin de semana comenzará una operación masiva para deportar a migrantes irregulares.

"Ellos vinieron de forma ilegal", dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca. "Van a sacar a la gente y llevarlas de vuelta a sus países", explicó.

La operación, que comenzaría el domingo, está dirigida a 2,000 personas en al menos 10 ciudades y podría incluir "deportaciones colaterales", según un reporte publicado el jueves por el diario The New York Times.

En junio, Trump anunció que Estados Unidos deportaría a "millones de extranjeros ilegales", en línea con su discurso de lucha contra la inmigración irregular, pilar de su campaña y de su gobierno.

La operación fue retrasada con el fin de dar tiempo al Congreso a que busque un compromiso sobre las medidas de seguridad para adoptar en la frontera con México.

Los demócratas reaccionaron diciendo que estos planes amenazan potencialmente a personas que han vivido desde hace años en Estados Unidos y cuyas familias incluyen en muchos casos a hijos estadounidenses.

La amenaza de las deportaciones asusta a muchas comunidades en Estados Unidos. Varias asociaciones han distribuido manuales que incluyen instrucciones sobre cómo comportarse si son requeridos por agentes y cuáles son sus derechos.

Organizaciones de derechos humanos se agruparon para demandar al fiscal general, William Barr, y a las agencias involucradas en los procesos para impedir las deportaciones, afirmando que la operación de deportaciones viola el debido proceso.