Bruselas. En una carta enviada a la Comisión Europea más de 200 líderes politicos, académicos, entre otras personalidades de Iberoamérica, exhortaron al Alto Representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, a detener el envío de la misión especial de la semana pasada a Venezuela en busca de facilitar un diálogo entre la oposición y el régimen de Nicolás Maduro, pues consideran que es incongruente y atiende intereses del jefe del gobierno español, Pedro Sánchez.

En la misiva aseguran que la misión obstaculiza el rescate por la libertad venezolana ya que se busca acercar a ambas partes y retrasar las elecciones democráticas en una fecha posterior a las previstas del 6 de diciembre.

“El Alto Representante, actuando también como representante del gobierno español, intenta minar el consenso internacional sobre la necesidad de establecer un gobierno de transición de Venezuela para reinstitucionalizar el país, gestionar la crisis humanitaria y poder entonces convocar a elecciones presidenciales verdaderamente libres y soberanas”, puntualizaron.

De acuerdo con los firmantes, estas acciones traicionan acuerdos y pronunciamientos previos de la propia UE y otras organizaciones como la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Grupo de Lima, además de que pretenden solventar miles de asesinatos, torturas y violaciones agravadas a los derechos humanos, expuestos en el Informe de la misión de derechos humanos de Naciones Unidas, con una prórroga de los supuestos comicios de diciembre y la búsqueda de “condiciones mínimas” para unas elecciones parlamentarias.

También pidieron a Borrell aclarar si ha sido una decisión unilateral o si contó con el respaldo de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

Entre los firmantes de la carta se encuentran representantes de la oposición venezolana como Antonio Ledezma y María Corina Machado, así como expresidentes latinoamericanos como el mexicano Vicente Fox y los colombianos Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

UE reitera posicionamiento

El representante de la UE, Michael Curtis, defendió ante la OEA que la misión enviada por el bloque de la UE a Venezuela no constituye “cambio” en su postura y reiteró que “no están dadas las condiciones” para las elecciones legislativas de diciembre.

Curtis señaló que el “70% de la misión estuvo dedicado a grupos de la oposición y de la sociedad civil” y que el mensaje al gobierno de Venezuela fue claro y no ha cambiado. “No existen las condiciones para un proceso electoral democrático”, agregó y aclaró que esta misión no fue parte de ninguna “negociación”. (Con información de AFP)

geopolitica@eleconomista.mx