Los rebeldes lograron el viernes una importante victoria al tomar el control del mayor aeropuerto militar del norte de Siria, pero diplomáticos rusos y estadounidenses y el mediador internacional Lakhdar Brahimi estimaron en Ginebra que no había solución militar para el conflicto.

" Los combates en el aeropuerto militar de Taftanaz cesaron hacia las 09H00 GMT y esta base está totalmente en manos de los insurgentes", declaró a la AFP el director del opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

"Hay muchos muertos entre las fuerzas del régimen. Gran parte de los soldados y de los oficiales huyeron al alba", agregó Rami Abdel Rahman.

"Se trata de la más importante toma de una base aérea desde el inicio hace 22 meses de la revuelta" contra el régimen de Bashar al Asad, precisó el director del OSDH.

La conquista del aeropuerto "fue lograda por el Frente al Nosra, Ahrar al Sham y Taliaa al Islamiya", tres grupos radicales islamistas, precisó Abdel Rahman. Recientemente, los rebeldes habían conquistado dos aeropuertos de menor importancia, cerca de Bou Kamal (este) y en la región de Damasco.

Según Rahman, el "régimen consiguió sin embargo desplazar hacia la ciudad de Idleb (20 kms al sur de Taftanaz) un gran número de vehículos militares, pero parte de ellos cayó en manos de los rebeldes".

El aeropuerto militar de Taftanaz puede albergar normalmente a unos 60 helicópteros pero el régimen los retiró, salvo una veintena que ya no están en estado de funcionamiento, según el OSDH.

Poco después de la captura de la base, la aviación del régimen bombardeó las pistas y los edificios del aeródromo, para dejarlo inutilizable, según el OSDH.

Siria

RDS