Beirut.- El máximo comandante rebelde de Siria instó a Kofi Annan el jueves a anunciar el fin de su plan de paz para liberar a los insurgentes del compromiso con un cese del fuego, que según Estados Unidos podría colapsar y desatar una crisis mayor en Oriente Medio.

El coronel Riad al-Asaad, basado en Turquía, contradijo un comunicado de los rebeldes dentro de Siria, que emitieron un ultimátum de 48 horas el miércoles para que el presidente Bashar al-Assad cumpla con las condiciones del plan de Annan.

No hay una fecha límite, pero nosotros queremos que Kofi Annan emita una declaración anunciando el fracaso de su plan para que nosotros seamos libres de conducir cualquier operación militar contra el régimen", dijo Asaad al canal Al Jazeera.

El plan de paz no ha detenido la violencia en Siria y la enviada estadounidense en Naciones Unidas advirtió que, a menos que el Consejo de Seguridad actúe inmediatamente para que Siria ponga fin a la represión de la disidencia, los países podrían actuar por fuera del organismo mundial.

Susan Rice delineó lo que definió como el peor y más probable escenario, en el que "la violencia escala, el conflicto se extiende e intensifica (...) Involucra a países de la región, adopta formas sectarias y tenemos una gran crisis no sólo en Siria sino en toda la región".

Sin embargo, la secretaria de Estado Hillary Clinton argumentó el jueves en contra de una intervención armada, diciendo que la sociedad más diversa y étnicamente dividida de Siria -en comparación con la de Libia, donde Occidente sí condujo una ofensiva armada- dificultan una acción militar.

Además, explicó que Siria no cuenta con una oposición unificada, tiene defensas aéreas mejor preparadas y una capacidad militar mucho mayor a la de la nación del norte africano.

Pero, por sobre todo, enfatizó que no existe respaldo internacional para intervenir militarmente debido a la oposición rusa y china en el Consejo de Seguridad, donde dos veces vetaron resoluciones contra Siria.

"Los peligros que enfrentamos son terribles", aseguró en una charla con estudiantes daneses, afirmando que la violencia entre las fuerzas del Gobierno y las milicias pro-Assad contra los efectivos gubernamentales se convertiría en algo mucho peor.

OPOSICION DIVIDIDA

Las declaraciones rivales de los rebeldes dentro y fuera de Siria mostraron una vez más las profundas divisiones que existen entre los rivales de Assad, que no han logrado unificarse política o militarmente luego de más de 14 meses de levantamiento.

Los observadores de la ONU reportaron el miércoles la aparición de 13 cuerpos atados y baleados en el este de Siria, profundizando la indignación mundial por la masacre la semana pasada de 108 hombres, mujeres y niños en la ciudad occidental de Houla.

La ONU afirmó que el Ejército y milicias pro Assad fueron probablemente los responsables de las matanzas, aunque Damasco negó la acusación.

El secretario general del organismo, Ban Ki-moon, advirtió el jueves que otra atrocidad podría conducir a Siria a una devastadora guerra civil "de la cual el país nunca se recuperaría".

Un destacado comandante del Ejército de Israel, que capturó los Altos del Golán de Siria en una guerra hace 45 años, dijo que la nación se dirige hacia el colapso y se podría convertir en un "depósito de armas" para militantes islamistas.

Asaad afirmó que los rebeldes hasta ahora honraron sus compromisos bajo el plan de Annan. Pero activistas han reportado frecuentes ataques de militantes y desertores del Ejército contra las fuerzas de Assad desde el cese del fuego del 12 de abril.

Las fuerzas del Gobierno también han bombardeado ciudades, disparado contra manifestantes y atacado bastiones rebeldes, matando a cientos de personas en las últimas siete semanas, según activistas.

La indignación por la masacre del viernes pasado en la región de Houla, en el noroeste de Homs, llevó a un grupo de países occidentales a expulsar a diplomáticos sirios de sus territorios el martes y a presionar a Rusia y China para que permitan una acción más dura del Consejo de Seguridad.

Pekín dijo el jueves que debe darse más tiempo para permitir la implementación del plan gestionado por Annan, el enviado de Naciones Unidas y la Liga Arabe a Siria.

apr