Nueva Orléans, EEUU.-Un gigantesco buque taiwanés reanudaba el sábado las tareas de limpieza del crudo derramado en el Golfo de México, luego de que el huracán Alex interrumpiera los esfuerzos de contención de una de las catástrofes ecológicas más graves de los últimos tiempos.

Las fuertes mareas y vientos provocados por el paso del huracán Alex retrasaron los esfuerzos de limpieza, empujando más crudo hacia el interior y esparciendo petróleo desde Luisiana hasta Florida.

"La tarea de limpieza será larga y ardua durante los próximos días", dijo el contraalmirante Paul Zukunft.

"Estoy especialmente preocupado por la fauna local".

El pozo no deja de verter entre 30 y 60 mil barriles a diario desde que la plataforma operada por British Petroleum (BP) se hundió el pasado 22 de abril.

Un sistema de contención logró recoger unos 557,000 barrilles de crudo, pero las fuertes mareas retrasaron la instalación de un tercer dispositivo, el Hélix, para aumentar la capacidad de limpieza de 25,000 a 53,000 barriles por día.

Un estimado de entre 1,6 y 3,6 millones de barriles de petróleo se han vertido en el golfo de México desde el accidente.

De acuerdo a estas cifras, este desastre es de mayor magnitud que el derrame de Ixtoc de 1979 que vertió unos 3,3 millones de barriles en el Golfo de México.

El único antecedente más grave es el vertido intencional de crudo por las tropas iraquíes en Kuwait durante la Guerra del Golfo en 1991 que derramó de seis a ocho millones de barriles de petróleo.

El buque llamado "Ballena", una embarcación tipo cisterna propiedad de la naviera taiwanesa TMT Group, que reanudaba las tareas de limpieza este sábado tiene unos 275 metros de largo y puede recuperar hasta 500,000 barriles al día.

"Absorbe el petróleo y el agua empetrolada y luego filtra el petróleo y expele el agua", dijo el portavoz de BP Toby Odone.

Otro buque, el "Hélix producer", comenzará las tareas de contención el miércoles. Funcionarios afirmaron que gracias a este buque tendrían un mejor estimado del flujo actual de petróleo. "sólo por la evidencia visual del petróleo que salga por el tapón", dijo el almirante Thad Allen, presidente de BP, la pertrolera británica responsable del accidente.

Luego tendrán que decidir si el sistema existente de limpieza debe permanecer o si deberán remplazarlo por otro sistema capaz de recoger 80.000 barriles de crudo por día.

La agencia océanica estadounidense (NOAA) publicó el viernes un estudio sobre el impacto a largo plazo en la costas del vertido de crudo donde señala que la Corriente del Golfo llevaría partes del derrame hasta Miami.

La mayor parte de la costa oeste de Florida, sobre el Golfo, tiene entre menos de 1 a 20% de posibilidades de ser afectado por el vertido de crudo, en cambio en la cadena de islas o cayos del sur de la península, y en las areas de Miami y Fort Lauderdale, el riesgo es de 61 a 80%, según este estudio.

La llegada de petróleo a las costas dependerá en gran medida de los vientos y las corrientes oceánicas.

BVC