El presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo hoy que la economía es la principal asignatura pendiente de su gobierno y llamó a "encarrilarla hacia el desarrollo sostenible e irreversible" del país caribeño.

En su discurso clausura de la última sesión anual ordinaria del Parlamento, ratificó que para 2015 se proyecta un crecimiento de la economía ligeramente superior al 4.0 por ciento, al disponer de mejor aseguramiento financiero en comparación con este año.

Advirtió que esto no será tarea fácil, pues Cuba sigue bajo los efectos de la crisis global y el embargo económico de Estados Unidos, sobre el cual instó al presidente estadunidense Barack Obama a suavizar su aplicación mediante sus facultades ejecutivas.

Castro señaló que el Plan de la Economía para el próximo año estará dirigido a potenciar al máximo las reservas internas de eficiencia, y a concentrar los recursos en la reanimación de sectores clave como la industria manufacturera.

Este año el Producto Interno Bruto creció solo 1.3 por ciento como expresión de la crisis económica que arrastra la isla caribeña desde hace más de dos décadas.

Ante más de 540 diputados, dijo que el país también se enfocará en la utilización eficiente de portadores energéticos e inversiones superiores en infraestructura, a la vez que se preservan los servicios sociales como la salud pública y la educación.

En su alocución transmitida por televisión, prometió que La Habana continuará honrando estrictamente los compromisos con sus acreedores, y así contribuir a la credibilidad internacional de la economía nacional.

Afirmó que se han adoptado medidas para el control fiscal ante indisciplinas y evasiones fiscales, pues la impunidad equivaldría a alentar la transgresión de las normas legales vigentes.

Castro dijo que no puede distribuirse una riqueza que no han sido capaces de crear, al referirse al clamor popular de elevar los bajos salarios de los trabajadores estatales.

"No se puede soltar dinero a la calle, pues se generaría inflación que, entre muchos efectos, reduciría las capacidades adquisitivas de los salarios golpeando a los humildes y eso no lo podemos permitir", manifestó.

Sobre la unificación monetaria aseguró que se ha progresado "sólidamente", pero reiteró que "no es la solución universal o inmediata de los problemas de la economía", sino que debe complementarse con medidas macroeconómicas.

Señaló que continuará su programa de "actualización" del modelo económico "a la velocidad que soberanamente decidamos aquí, sin poner en riesgo la unidad de los cubanos, sin dejar a ninguno abandonado a su suerte y sin aplicar terapias de choque .

El presidente cubano agradeció la solidaridad internacional en el caso de los cinco agentes cubanos encarcelados en Estados Unidos por espionaje y los cuales se encontraban presentes en el plenario de la Asamblea Nacional.