Londres. Para obtener un visado de trabajo a partir del año próximo, una vez finalizado el periodo de transición del Brexit, será necesario demostrar competencias específicas, hablar inglés y contar con una oferta de trabajo con un salario mínimo anual de 20,480 libras (unos 500,000 pesos mexicanos), excluyendo así a los trabajadores poco cualificados o mal pagados.

El gobierno de Boris Johnson reveló los detalles de su sistema migratorio por puntos, en virtud del cual se condicionará la concesión de visados de trabajo a extranjeros poco cualificados o que no hablen inglés, una medida que no afectará a los ciudadanos de la Unión Europea que ya están en territorio británico y han solicitado mantener sus derechos.

Reino Unido prepara los contenidos de la negociación con Bruselas tras el Brexit, y uno de los principales elementos a tratar es la migración.

El Partido Conservador ya había incluido este nuevo sistema por puntos en su programa previo a las elecciones legislativas de diciembre. No en vano, la reducción del flujo migratorio ha sido uno de los argumentos recurrentes entre quienes han defendido la salida de la UE en estos últimos años.

Este plan requiere a cada trabajador extranjero acumular un mínimo de 70 puntos para obtener un permiso de trabajo, a medida que cumple determinados requisitos, que han generado serias inquietudes en los sectores profesionales que dependen de trabajadores poco cualificados o mal pagados.

La ministra del Interior Priti Patel calificó estas reformas como “firmes y justas”, y declaró que este sistema facilitará la obtención de visas a los trabajadores altamente cualificados.

“Nuestra economía ya no dependerá de la mano de obra barata proveniente de Europa, sino que se concentrará más en la inversión en tecnología y automatización”, destacó en el documento que detalla las medidas, y solicita a los empleadores “adaptarse” a éstas.

Críticas a la nueva medida

La portavoz laborista para temas de empleo, Diane Abbot, lamentó que el gobierno “no parece haber pensado en los efectos que tendrá esta política en la economía en su conjunto”.

Por su parte, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, consideró que el nuevo sistema será “devastador” para la economía escocesa. Sturgeon ha incluido, de hecho, la defensa de la inmigración entre las consignas esgrimidas para reclamar un nuevo referéndum independentista.

Una funcionaria responsable en el principal sindicato del sector público, Christina McAnea, señaló que estas medidas “causarán un desastre absoluto en el sector de la salud”, puesto que no se dispondrá de personal suficiente en el Reino Unido.

En cuanto al sector agroalimentario, la presidenta del Sindicato Nacional de agricultores, Minette Batters, aseguró que la “automatización aún no es una opción viable, por lo que generará graves consecuencias para el sector”.

Datos a tomar en cuenta

  • Las nuevas medidas no aplicarán a los comunitarios que ya vivan en Reino Unido.
  • 14.33% Población migrante que vive en Reino Unido.
  • 3.6 millones Número de ciudadanos de la Unión Europea que vive en Reino Unido.
  • La nacionalidad europea migrante con el mayor número de personas en RU es la polaca, con casi 1 millón de personas.
  • 1.5 millones de británicos viven en países de la Unión Europea.