Volkmarsen. Las autoridades alemanas intentaban aclarar qué motivó al hombre que atropelló a decenas de personas que celebraban el lunes el carnaval en una pequeña ciudad, en un país aún conmocionado por el atentado racista de la semana pasada.

La policía local informó que el saldo del incidente fue de 61 heridos, entre dos y 85 años. Entre ellos, 20 niños, según la fiscalía de Frankfurt. Los motivos del conductor alemán de 29 años, que está detenido, es un misterio. No estaba borracho, según la fiscalía.

Testigos interrogados por el diario Frankfurter Rundschau tuvieron la impresión de que el sospechoso tenía como objetivo especial atropellar a los niños.