El nominado por el presidente Donald Trump al cargo de secretario del Trabajo retiró abruptamente su nominación después de que los republicanos en el Senado se negaron a apoyarlo, en parte debido a impuestos que pagó con retraso sobre una ex ama de llaves que no contaba con autorización para trabajar en Estados Unidos.

El ejecutivo del sector de comida rápida Andrew Puzder dijo a AP que estaba honrado de haber sido considerado por el presidente Trump para encabezar el Departamento del Trabajo .

Los demócratas y sus aliados se regocijaron por el retiro de Puzder, y dijeron que sus antecedentes corporativos y oposición a propuestas como un aumento grande al salario mínimo lo hacían incapaz de abogar por los trabajadores estadounidenses si estuviera al frente de la agencia encargada de hacer valer las protecciones laborales.

Dejaron claro que las declaraciones de Puzder respecto a las mujeres y a sus propios trabajadores serían asuntos mayores en su audiencia de confirmación agendada.

Trabajadores y familias en todo el país manifestaron fuerte y claro que quieren en el Departamento del Trabajo un defensor de los trabajadores , dijo la senadora Patty Murray, la demócrata de mayor rango en el panel que iba a manejar la audiencia.