Moscú.- El presidente ruso, Vladimir Putin, llegó este lunes a su ceremonia de investidura en una nueva limusina negra, fabricada completamente en Rusia, abandonando los autos Mercedes Benz utilizados en los tres mandatos presidenciales anteriores.

Bajo las cámaras, Putin salió de su oficina en el Kremlin para montar en la nueva limusina rusa 'Senado' para ir al Gran Palacio del Kremlin, donde juró su cuarto mandato presidencial, hasta 2024.

Este nuevo vehículo presidencial es "mejor que el de Trump", aseguró un anfitrión de la ceremonia, citado por la agencia de prensa pública Ria Novosti.

"Es el acontecimiento más grande del sector automóvil en los últimos cinco años", dijo entusiasmada la cadena de televisión Rossiya 24, afirmando que el vehículo fue "fabricado en Rusia, con piezas rusas y por especialistas rusos".

Diseñada por el Instituto Central de Investigación Científica y Automóvil, en Moscú, la limusina forma parte de la gama 'Aurus'.

El Estado ruso invirtió 12,400 millones de rublos (165.6 millones de euros) en este instituto, cuyos primeros automóviles salieron a finales de 2017, según la agencia TASS.

La decisión de Putin de viajar en un vehículo de fabricación rusa recupera una tradición soviética, cuando los dirigentes utilizaban exclusivamente automóviles fabricados en la URSS.