Moscú. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, rechazó el ultimátum de Estados Unidos sobre el tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcances (INF, por su sigla en inglés), y advirtió de que si Washington desarrolla tal armamento, Moscú hará exactamente lo mismo.

La reacción de Moscú tuvo lugar al día siguiente de las amenazas del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que dio a Rusia 60 días para cumplir “plenamente” el tratado sobre armas nucleares firmado en 1987 en plena Guerra Fría, sin lo cual Estados Unidos se retiraría del acuerdo.

“Primero, la parte estadounidense anuncia su intención de retirarse del tratado (...) Después, comienza a buscar motivos para hacerlo”, comentó Putin, citado por las agencias de prensa rusas.

“La justificación número uno es que nosotros violamos alguna cosa. Al mismo tiempo, como siempre, no se ha proporcionado ninguna evidencia de estas violaciones de nuestra parte”, agregó.

Firmado hace más de 30 años, el tratado INF volvió de nuevo a la actualidad en octubre, cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que Estados Unidos iba a “poner fin al acuerdo” y desarrollar otra vez armas nucleares.

El lunes, Trump, asiduo a los cambios de opinión, mostró, sin embargo, su voluntad de trabajar con Rusia y China para acabar con la “incontrolable” carrera armamentística.

La amenazas de Washington no impidieron, no obstante, que el jefe del Estado Mayor del ejercito ruso, el general Vasili Guerasimov, asegurara que Moscú iba a aumentar su arsenal nuclear.

“Uno de los factores más destructivos que complica las relaciones internacionales son las maniobras de Estados Unidos para intentar mantener su papel dominante en los asuntos internacionales”, declaró el general en un comunicado del ejército ruso.

La OTAN adoptó una declaración acusando a Moscú de haber violado el tratado y poner en riesgo la seguridad euroatlántica.