El presidente ruso Vladimir Putin, cuyo país es un gran productor de hidrocarburos y suele sufrir catástrofes ecológicas, prometió este miércoles que luchará contra el cambio climático.

"Debemos responder a los desafíos del cambio climático, crear una industria de reciclaje de las emisiones de carbono" declaró Putin en su gran discurso anual sobre el estado de la Nación.

El jefe de Estado ruso dijo que actuará con firmeza y que desea "crear una industria de reciclaje de emisiones de carbono para llegar a una reducción de sus volúmenes e introducir un control y una vigilancia estrictos".

Putin se fijó como objetivo que el volumen acumulado de emisiones de efecto de gas invernadero de Rusia sea inferior al de la Unión europea en los próximos 30 años.

Estoy absolutamente convencido de que semejante objetivo, teniendo en cuenta nuestro potencial científico y tecnológico, es perfectamente realizable", aseguró.

Rusia es uno de los grandes contaminantes del mundo, pues su economía reposa en mayor parte en la extracción de gas, de petróleo, de metales preciosos y en la industria pesada.