París. El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el día de ayer 30 de septiembre, a su homólogo francés, Emmanuel Macron, que cualquier tentativa de interferencia en los asuntos de un país soberano es “inaceptable”, en el marco de una conversación sobre Bielorrusia, declaró el Kremlin.

La “posición de principio” de Rusia es que “todas las tentativas de interferencia en los asuntos internos de un Estado soberano y de presión exterior sobre las autoridades legítimas son inaceptables”, afirmó la presidencia rusa.

La conversación telefónica entre Putin y Macron tuvo lugar después de que el presidente francés se reuniera en Vilna, Lituania, con la líder opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya.

Bielorrusia es escenario de manifestaciones antigubernamentales desde la reelección del presidente Alexander Lukashenko, hace semanas, cuestionada por la oposición.

Emmanuel Macron emprendió una política de diálogo con Rusia, una posición que dio lugar a desacuerdos con algunos aliados de la Unión Europea.

“El objetivo es una transición pacífica, la liberación de las personas que están en prisión por sus opiniones políticas y la realización de elecciones en un contexto libre, bajo supervisión internacional”, declaró el martes en Lituania, después de reunirse con Tijanóvskaya. Esta tiene previsto comparecer ante los diputados franceses el 7 de octubre.

Cese el fuego

Ambos presidentes también hablaron del conflicto en el Cáucaso. Reclamaron un cese “completo” de los combates en Nagorno Karabaj y se declararon dispuestos a redoblar esfuerzos para contribuir a la resolución del conflicto.

Putin y Macron hablaron sobre “parámetros concretos de cooperación futura, antes que nada en el marco del grupo de Minsk de la OSCE”, indicó el comunicado.