El destituido presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, afirmó en una entrevista publicada este lunes por el diario belga Le Soir que para él “sigue siendo posible” un encaje de Cataluña dentro de España.

“Estoy dispuesto y siempre he estado dispuesto a aceptar la realidad de otra relación con España”, declaró al diario, precisando que existen soluciones políticas que no sean la independencia de la región.

“¡Sigue siendo posible! Yo que he sido independentista toda mi vida, he estado trabajando 30 años para lograr otro encaje de Cataluña dentro de España”, dijo.

“Sigo estando a favor de un acuerdo”, insistió Puigdemont, que acusa al Partido Popular de Mariano Rajoy de haber dado alas al secesionismo, al impugnar la reforma del estatuto de autonomía de Cataluña aprobado por los parlamentos catalán y español en el 2006. Dicho estatuto fue parcialmente anulado por el Tribunal Constitucional cuatro años más tarde.

Este lunes, el portavoz del partido que desde principios del 2016 gobernó en coalición con Puigdemont, Esquerra Republicana de Catalunya, reconoció además que el ejecutivo catalán no estaba en condiciones de defender la independencia tras el referendo ilegal de autodeterminación del 1 de octubre en el contexto que imperaba.

España lanza alerta

Los ministros españoles de Relaciones Exteriores y Defensa alertaron en Bruselas de la existencia de mensajes de “desinformación y manipulación” sobre la crisis política en Cataluña procedentes de “territorio ruso” que buscarían crear inestabilidad en Europa. María Dolores de Cospedal, de Defensa, señaló que parte de la desinformación “venía de territorio ruso”, aunque precisó que “no se puede decir con total certeza que sea el gobierno ruso”.