Hong Kong. Las protestas en Hong Kong se expandieron tanto en términos de alcance geográfico como en demandas. Miles de personas marcharon por las calles de un barrio popular, pidiendo no sólo el retiro completo de un proyecto de ley que permitiría la extradición a China, sino el derecho de elegir directamente a sus líderes políticos sin que China, primero, les dé el visto bueno.

A medida que la marcha se detenía, estallaron peleas entre la policía antidisturbios y los manifestantes, así como algunos periodistas que se ubicaron hasta el frente del conglomerado.

La policía volvió a utilizar spray de pimienta y macanas para empujar a la multitud. Más tarde, oficiales con equipo antidisturbios despejaron a la fuerza a los manifestantes de un centro comercial suburbano.

“Queremos una democracia total en Hong Kong”, dijo Kelvin Wong, quien se negó a dar su edad. “Necesitamos ser autónomos”.

La protesta del domingo se llevó a cabo en Sha Tin, un área poblada en la década de 1970.

Los manifestantes se han trasladado deliberadamente a barrios más allá del centro de Hong Kong en un esfuerzo por llegar a la población en general.