Las protestas tras la sentencia del Tribunal Supremo de nueve líderes catalanes con penas de entre 9 y 13 años han llegado hasta el aeropuerto de El Prat en Barcelona. Miles de manifestantes llamados por la nueva plataforma independiente, el "Tsunami Democrático" se han dirigido hasta la terminal aérea catalana con el objetivo de paralizar su actividad; alrededor de 8,000 personas se encuentran concentrados mientras que una veintena de vuelos han sido cancelados hasta el momento.