Ginebra. La decisión de Estados Unidos de apoyar la suspensión de patentes de vacunas anticovid podría suponer un cambio radical en la compleja negociación, aunque los expertos advierten que un acuerdo está lejos.

"Esto supone un cambio radical, no hay duda alguna", declaró bajo anonimato un diplomático occidental vinculado con las negociaciones actuales sobre patentes en la sede de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El presidente de Pfizer, Albert Bourla, dijo el día de ayer que rechaza la propuesta apoyada por Estados Unidos.

En una entrevista, Bourla afirmó que su empresa, que desarrolló una vacuna junto con la alemana BioNTech, no está "para nada" a favor del llamado estadounidense de levantar las patentes que protegen el medicamento contra el covid-19.

La iniciativa surgió inicialmente de India y Sudáfrica, dos países en desarrollo muy golpeados por la pandemia, en el seno de la OMC: una suspensión temporal de todas las protecciones en cuanto a la vacunación o tratamiento de la enfermedad, responsable de la peor crisis sanitaria que haya conocido el planeta desde la gripe española de hace poco más de un siglo.

La propuesta choca con la abierta oposición de los gigantes farmacéuticos, pero también de algunos gobiernos de los países donde esas poderosas multinacionales están instaladas.

La decisión del gobierno de Joe Biden originó un oleaje en todo el mundo. India y Sudáfrica pidieron la liberación de patentes desde el pasado mes de octubre, pero EU y la Unión Europea se opusieron.

El gobierno de Angela Merkel expresó el día de ayer 6 de mayo, la importancia de que las patentes de las vacunas anticovid sigan protegidas.

Propiedad intelectual, fuente de innovación

"La sugerencia de Estados Unidos para suspender las patentes de vacunas anti Covid-19 tiene importantes implicaciones para la producción de vacunas como un todo", afirmó una portavoz del gobierno alemán, quien añadió que "la protección de la propiedad intelectual es una fuente de innovación y debe seguir así en el futuro".

Agregó que "los factores limitantes en la producción de vacunas son la capacidad de producción y los altos estándares de calidad, no las patentes".

Menos entusiasta, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que "la Unión Europea (UE) está lista para conversar sobre cualquier propuesta que responda a la crisis de forma efectiva y pragmática".

Por su parte, Francia se mostró favorable a discutir sobre la suspensión temporal, al igual que Rusia, que hasta ahora ha creado cuatro vacunas anticovid, entre ellas Sputnik V y su versión monodosis Sputnik Light, homologada el día de ayer.