Rebeldes afganos cavaron un túnel a la prisión de Saraposa, la principal de la provincia de Kandahar, y liberaron a cientos de reos, incluidos varios de sus líderes, informaron funcionarios.

La cantidad de prisioneros que escaparon asciende a 478, indicó Tooryalai Wesa, Gobernador de la provincia. Sin embargo, talibanes reportaron que fueron 541.

La prisión es calificada como la más segura en Afganistán y se encuentra en las afueras de la ciudad de Kandahar.

Kabul. TRAS CAVAR durante varios meses un túnel bajo la principal prisión de Kandahar, el Talibán liberó este lunes a más de 450 prisioneros, todos ellos integrantes del movimiento insurgente, confirmó el gobierno afgano.

Al celebrar el escape, un vocero del Talibán anunció que más de un centenar de comandantes del movimiento se encontraban entre los fugados del ala de reos políticos de la cárcel de Sarposa, unas horas antes de la madrugada.

El vocero, Zabiullah Mujahid, aseveró en un comunicado que el escape en sí llevó cinco meses de preparación.

La fuga masiva fue un duro golpe a los esfuerzos afganos y estadounidenses de modernizar y hacer más segura la cárcel de Sarposa, irónicamente ubicada a un lado del nuevo centro de respeto a la ley , financiado por EU y dedicado a procesar acusaciones legales.

No fue la primera vez que ocurría una fuga masiva de Sarposa. En junio del 2008 el Talibán atacó y liberó a más de un millar de prisioneros.

A raíz de ese escape, Estados Unidos aportó fondos para hacer la prisión más segura. El gobernador de Kandahar, Toryalai Wesa, había dicho que los datos biométricos de todos los pasajeros habían sido debidamente registrados.

Sin embargo, durante una reciente visita a la prisión por parte de The Washington Post, funcionarios militares de Estados Unidos reconocieron que la recopilación de datos biométricos aún no había sido concluida.