Buenos Aires. Procesado y con pedido de prisión preventiva, el exjefe de Inteligencia del gobierno argentino de Cristina Kirchner (2007-2015), Oscar Parrilli, aseguró que lo acusan de encubrir a un exprófugo por narcotráfico gracias a servicios de inteligencia que operan como en la peor época .

El exfuncionario afirmó que la democracia argentina está en grave riesgo a raíz de este caso que atribuye al espionaje y persecución política contra Kirchner con acciones que a su juicio recuerdan a los años de la última dictadura (1976-1983).

No voy a obstaculizar ninguna acción de la justicia , dijo Parrilli en rueda de prensa poco después que un fiscal federal pidiera su detención preventiva por peligro de fuga.

Aseveró: No me voy a fugar. No lo hice nunca y aunque quisiera, no tengo la capacidad .

Esta situación tiene como objetivo llevar adelante una acción muy armada desde el gobierno nacional, desde (Mauricio) Macri, para tener un control sobre todo el resto para condicionarlos , dijo en referencia al presidente argentino.

El lunes, el juez Ariel Lijo procesó a Parrilli al considerar que cuando estaba al frente de la Agencia Federal de Inteligencia supuestamente ocultó los informes producidos por la Dirección de Contrainteligencia de ese organismo con el fin de que Ibar Pérez Corradi, acusado de homicidio y de narcotráfico, siguiera prófugo de la justicia.

Pérez Corradi fue el más buscado de Argentina hasta junio del 2016, cuando fue capturado en Paraguay.

Este exempresario farmacéutico fue acusado de ser el instigador de un triple crimen en el 2008 de personas involucradas con el tráfico de efedrina a Estados Unidos y México. También se le imputa por lavado de dinero.

Estamos en un estado de emergencia democrática , denunció Parrilli por unas escuchas que se difundieron en las últimas semanas y su procesamiento.

El fiscal federal Guillermo Marijuán apeló el martes el procesamiento que ordenó Lijo contra Parrilli porque se concretó sin dictar prisión preventiva.

Parrilli sostiene que varias de las escuchas de conversaciones telefónicas de él con la exmandataria Kirchner están alteradas.