Santiago de Chile.- La primera dama, Cecilia Morel, tropezó el jueves en la escalinata de un avión y cayó un par de escalones, sin que sufriera heridas, y sonriente declaró luego: ``Lo que más me dolió es la vergüenza''.

Su esposo, el presidente Sebastián Piñera escribió en su twitter que fue ``un gran porrazo (caída)...gracias a Dios salvó los huesos y la dignidad''.

Para consolarla, le compró chocolates, agregó el mandatario.

La caida sucedió cuando ambos iniciaban el descenso por la escalinata del Boeing 737 que los llevó a Puerto Montt, 1.000 kilómetros al sur de Santiago.

La Primera Dama tropezó y se fue de bruces en los instantes en que Piñera buscaba algo en su bolsillo derecho. Al percatarse, trató de afirmarla, pero fue más rápido un oficial de la fuerza aérea, que ayudó a levantarla, cuando Morel ya había frenado el ``porrazo'' afirmándose con un brazo en un peldaño.

Morel descendió el resto de la escalera afirmada del brazo del mandatario.

``Lo que más me dolió es la vergüenza, porque pensé que iba a rodar hasta abajo, y fue por bajarme tan contenta y mirando para saludar a las personas'', declaró ella sonriente.

apr