Brasilia. LOS CANDIDATOS a la elección presidencial de Brasil participarán este jueves en el primer debate televisivo donde brillará la ausencia del expresidente en, Luiz Inácio Lula da Silva, que lidera los sondeos y que está encarcelado desde abril.

Trece candidatos fueron designados en las convenciones partidarias que concluyeron el fin de semana, para disputar el próximo 7 de octubre (con una eventual segunda vuelta el 28) la sucesión del presidente conservador Michel Temer.

Los aspirantes por la carrera presidencial enfrentan la polarización y el desinterés entre los ciudadanos.

Ocho de los 13 candidatos participarán en el debate de TV Bandeirantes, de São Paulo. Cuatro quedaron afuera por no disponer de bancadas de al menos cinco legisladores. Mientras que Lula, aspirante por el Partido de los Trabajadores (PT) no podrá participar por determinación de una jueza que rehusó un pedido para que el exmandatario de izquierda (2003-2010) comparezca por videoconferencia desde la celda de Curitiba (sur) donde purga una pena de 12 años de cárcel por corrupción.

Todo indica que el PT no contará con un representante, ya que se trata de un debate entre aspirantes a la Presidencia por lo que quedaría excluido su candidato a la vicepresidencia, Fernando Haddad.

Los participantes serán el ultraderechista Jair Bolsonaro (PSL), la ambientalista Marina Silva (Rede), el exgobernador de S ã o Paulo Geraldo Alckmin (PSDB, centro-derecha), el centro-izquierdista Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT); el exbanquero Henrique Meirelles (MDB, el partido de Temer); el izquierdista Guilherme Boulos (PSOL), Álvaro Dias (Podemos, centro) y Cabo Daciolo (Patriota, derecha).

La candidatura de Lula será con toda probabilidad invalidada, dado que la legislación brasileña determina que una persona condenada en segunda instancia, como es su caso, está inhabilitada para presentarse a cargos electivos.