Brasilia.- La economía brasileña creció casi 10% en el primer trimestre del año, comparado con igual período de 2009, estimó el Banco Central, mientras el gobierno arma una contención del gasto público para impedir que Brasil tenga una expansión del crecimiento al nivel de China.

El Indice de la Actividad Económica del Banco Central, una herramienta interna para realizar proyecciones, estima que de enero a marzo la economía creció 9.84% sobre igual período de 2009, y 2.38% sobre el trimestre anterior.

El PIB oficial del primer trimestre será divulgado el 8 de junio.

"No estamos preocupados con un vuelo de gallina (despega y cae). Lo que no queremos es volar más allá de lo planificado", advirtió en Madrid el ministro de Planificación, Paulo Bernardo, según la estatal Agencia Brasil.

Contienen economía

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, anunció la pasada semana un millonario recorte presupuestario para contener el gasto público y advirtió que Brasil no permitirá un crecimiento de más de 7% en su economía este año.

"La mejor manera para echar agua fría, para disminuir esa demanda, es disminuir los gastos del gobierno", dijo entonces Mantega.

El ministro adelantó entonces que el PIB del primer trimestre debe registrar un crecimiento de entre 8 y 10%, por tratarse de un período en el que todavía rigieron los incentivos fiscales al consumo y que se compara con el peor momento de impacto de la crisis en Brasil al inicio del 2009; pero afirmó que el resto del año el crecimiento brasileño será menor.

"Consideramos razonable crecer 6% este año y 4 o 5% el próximo", reiteró Paulo Bernardo este miércoles.

La expresiva recuperación económica brasileña coincide con un despunte de la inflación, que el mercado estima cerrará el año en 5.5%, por encima del centro de la meta oficial de 4.5 por ciento.