Washington.- Las agencias de inteligencia de Estados Unidos creen que el número tres de Al Qaeda, el jeque Sa'id al-Masri, murió recientemente en las áreas tribales de Pakistán, dijo el lunes un funcionario estadounidense.

"Tenemos razones para creer (...) que al-Masri murió recientemente en las áreas tribales de Pakistán", dijo el funcionario bajo condición de anonimato.

Al Qaida

Atacan hospital

Precisamente en Pakistán, al menos dos pistoleros disfrazados de policías atacaron un hospital el lunes en esta ciudad del oriente de Pakistán, matando a ocho personas en un intento fallido por liberar a un miliciano atendido allí, informaron las autoridades.

Los agresores lograron escapar pero sin llevarse a su compañero, el cual era parte de un grupo de hombres armados que el viernes atacó una secta minoritaria en Lahore, dejando 93 muertos, dijo Rana Sanaula, ministro de la ley de la provincia de Punjab, cuya capital es Lahore.

Los individuos armados allanaron el hospital en medio de una lluvia de balazos poco antes de la medianoche del lunes, y por breve lapso tomaron a varios pacientes como rehenes, dijo Sanaula. Uno de los agresores subió a una azotea para disparar contra la policía que rodeaba el edificio, agregó.

Cinco de las ocho personas muertas en el ataque eran policías, dijo Sanaula.

Lahore registra desde el año pasado una serie de ataques sangrientos de parte de milicianos que han declarado la guerra al gobierno y a los grupos minoritarios en el país.

Las agresiones del viernes contra dos mezquitas en Lahore tuvieron como blanco la secta Ahmadi, una minoría a la que la principal corriente musulmana considera hereje. Siete hombres armados atacaron las mezquitas con fusiles de asalto, granadas y bombas adosadas al cuerpo.

Al menos dos de los agresores fueron capturados y otros murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad o se hicieron volar con sus propios explosivos.

La policía dijo que los hombres que atacaron las mezquitas en Lahore eran integrantes del Talibán paquistaní y fueron entrenados en la región tribal de Waziristán del Norte. Las autoridades han arrestado al menos a otros siete individuos implicados en los ataques y que supuestamente eran integrantes de diversos grupos armados clandestinos.

apr