París. “Determinados”, decenas de miles de personas volvieron a gritar su rechazo contra la reforma de las pensiones del presidente Emmanuel Macron este jueves en las calles de Francia, pero la capacidad de convocatoria del movimiento ha perdido fuerza tras seis semanas de movilización.

En París, unas 250,000 personas se manifestaron en la calma, según cifras comunicadas por el sindicato CGT, en la sexta jornada interprofesional de huelgas y manifestaciones en Francia desde inicios de diciembre. Son menos que el 9 de enero, cuando 370,000 personas salieron a protestar en la capital francesa.

En Marsella, alrededor de 8,000 personas desfilaron. Una enorme bandera rezaba: “¡Ninguna negociación! ¡Retiro del proyecto de Macron!”.

De acuerdo con una encuesta el 47% de los franceses apoya el movimiento.

Algunos padres de familia se encontraron también con escuelas cerradas.