Washington. La cantidad de personas detenidas a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos cayó 28% en junio, un descenso que, según las autoridades estadounidenses, refleja el impacto inicial de la represión de México contra la migración centroamericana.

Los cruces fronterizos generalmente aumentan durante la primavera y se desploman durante los meses de verano, pero la caída registrada de mayo a junio fue significativamente mayor que en años anteriores, según las estadísticas de Seguridad Nacional publicadas. Las autoridades estadounidenses detuvieron a 104,344 a lo largo de la frontera el mes pasado, en comparación con 144,278 de mayo.

“La reducción en las detenciones explica los descensos en todos los grupos demográficos, incluidos los menores no acompañados, las unidades familiares y los adultos solteros, así como las disminuciones de los migrantes de todos los países del Triángulo del Norte, particularmente los que vienen de Guatemala”, refirió el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado.

A fines de mayo, Trump forzó las negociaciones de emergencia con México amenazando con imponer aranceles, una táctica política dirigida a cambiar la responsabilidad de la crisis fronteriza a un gobierno extranjero.

La medida hizo que el gobierno del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador prometiera a Trump incrementar medidas de seguridad fronteriza.