El presidente de Siria, Bashar al Assad, decretó hoy la formación del nuevo gobierno, encabezado por el primer ministro Riad Farid Hijab y en el que dejó sin cambios los puestos clave como la cancillería y el Ministerio de Defensa.

La formación del nuevo gobierno llegó casi dos meses después de las controvertidas elecciones boicoteadas por la oposición y cuando la violencia en ese país causó este sábado al menos 15 muertos, según denunciaron activistas sirios.

El presidente Bashar al Assad ha emitido el Decreto 210 formando un nuevo gobierno bajo el primer ministro, Riad Hijab , reportó la televisión estatal y precisó que los ministros del Interior, Defensa y Asuntos Exteriores permanecerán en sus cargos.

El decreto también crea nuevos ministerios, entre ellos Comercio Interno y Protección al Consumidor, Economía y Comercio Exterior, Vivienda y Reconciliación, detalló.

Indicó que la decisión de Al Assad de mantener en el Ministerio de Defensa a Daoud Rajha debe terminar con las versiones de prensa, que señalan que había sido asesinado por la oposición armada que lucha por derribar al régimen sirio.

Por otro lado, la integración del nuevo Ejecutivo no impidió este sábado los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los opositores en varios puntos del país, indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

Denunció que el ejército de Al Assad lanzó operaciones en áreas consideradas como bastiones opositores en la central provincia de Homs, incluida la región de Qusayr, así como en la de Hama y Daraa, cuna de la revuelta contra el régimen.

Activistas sirios estiman que más de 14,000 personas han muerto desde que estalló la sublevación contra Al Assad, a mediados de marzo de 2011.