Moscú.-El presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, se reunió este miércoles con los líderes de la oposición, en un intento de frenar la tensión, ante el agravamiento de la crisis, por la muerte de cinco manifestantes, dos de ellos por armas de fuego de la policía.

En el marco del Día de la Unidad, que recuerda la unificación del oriente y occidente de Ucrania en 1919 y fue convocada como una nueva jornada de protesta, la Policía emprendió un operativo para desmantelar las barricadas que mantiene desde el domingo varios manifestantes.

La policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y balas de goma contra decenas de jóvenes que exigen la renuncia de Yanukovich, desatando cruentos enfrentamientos, que dejaron cinco muertos.

La oposición acusó a la policía de disparar municiones reales contra la multitud, mientras que las autoridades negaron el uso de balas y aseguraron que los disparos salieron de los mismos manifestantes, quienes indignados retomaron la violencia y provocaron disturbios.

Los manifestantes lanzaron piedras y bombas molotov contra los uniformados, agravándose los enfrentamientos, que dejaron un sin número de heridos de ambos bandos, según un reporte de la edición electrónica del diario Kyiv Post.

Ante el empeoramiento de la situación y el llamado de intensificar las protestas, el presidente Yanukovich emitió esta tarde un comunicado, en el que instó a las fuerzas del orden público a "regular el conflicto de manera pacífica" y expresó su rechazo al derramamiento de sangre.

El presidente exhortó a los ucranianos a detener la violencia y "no prestar atención a las llamadas de los radicales políticos para continuar las manifestaciones, e hizo un llamado a la oposición al diálogo y buscar una solución a la crisis.

El mandatario accedió esta tarde reunirse con los tres principales líderes de la oposición: el ex boxeador Vitali Klitschko, Oleh Tyahnybok y Arseniy Yatsenyuk, del Partido Patria de la ex primera ministro encarcelada Yulia Tymoshenko.

Las negociaciones se llevaron a cabo a puerta cerrada en la oficina de la presidencia, aunque después de tres horas, los líderes de la oposición salieron de la sede presidencial sin dar ningún comentarios a los medios de comunicación presentes

En una declaración posterior, el primer ministro, Mykola Azarov, llamó a los manifestantes a la calma y culpó a las cinco víctimas por sus propias muertes, ya que la policía "no tenía otra opción" que usar la fuerza contra los manifestantes.

"Quiero declarar oficialmente que las víctimas son responsables de sus propias muertes y de hacer caso a los alborotadores", indicó, en referencia al llamado de Tymoshenko.

En una carta leída por su hija Eugenia en la Plaza de la Independencia de Kiev, la encarcelada ex primera ministra instó a los manifestantes a continuar su lucha y no desistir hasta que sacar a Yankunovich de la presidencia.

"La sangre de estos héroes de Ucrania se encuentra en las manos de Yanukovich. Si nosotros, los ucranianos, le perdonamos esto, entonces nos merecemos todo lo que nos hará más tarde", indicó Tymoshenko en su carta.

Ucrania vive en tensión desde noviembre pasado, cuando Yanukovich decidió no firmar un acuerdo con la Unión Europea (UE) y adherirse a Rusia, lo que desató las mayores protestas en el país desde la Revolución Naranja de 2004, aunque las de ahora son las más violentas.

Con información de AFP

mac