Proeuropea y eurofederalista, dos palabras que están en desuso en Gran Bretaña pero no necesariamente en Holanda. O no todavía. Sophie In ‘t Veld, eurodiputada y jefa del partido D66 (Demócratas 66) en la Eurocámara se siente cómoda con ellas. Creado en 1966 en pleno apogeo hippy y defensor de un programa liberal en el tema económico y progresista en lo social, el partido sorprendió en las elecciones al parlamento Europeo en el 2014 al convertirse en la fuerza más votada, dejando atrás al eurófobo y xenófobo Geert Wilders en tercera posición.

No todo está perdido , asegura In ‘t Veld al periódico catalán La Vanguardia. Veo señales de cambio y creo que pronto podremos asistir a un renacer europeísta tanto en Holanda como en Francia .

Para la europarlamentaria, después del voto del Brexit y la elección de Trump, la gente empieza a ver qué significa votar a partidos nacionalistas y está hablando más abiertamente de su apoyo al proyecto europeo. La UE debe reformarse drásticamente, hacerse más democrática y eficaz, pero el apoyo de la gente está creciendo y es fuerte , aseguró la líder del partido D66 en el Europarlamento.

Sobre la pregunta de qué tanto ha influido Trump en el comportamiento de nacionalistas europeos, Sophie In ‘t Veld respondió que algunos de los partidos populistas y nacionalistas en Europa se sintieron envalentonados (...) pero para mucha gente ha sido una señal de alerta .

Trump ha generado un conjunto de polémicas desde que realizó su campaña y, por sorpresa, durante su gobierno. Para la política holandesa, asegura que votar no es un juego y que la gente ve lo aterrador que es y que es bueno que los políticos sean más aburridos que Trump, aunque más responsables .

Pero In ‘t Veld no sólo criticó la eurofobia de Welders, también criticó al favorito, Mark Rutte: No creo que esté haciendo mucho por defender el proyecto europeo. Tiene un doble lenguaje, como muchos líderes. Hace una cosa en Bruselas y dice lo contrario al volver a Holanda y alimenta con historias falsas la sensación de que la UE es un amenaza para nuestra identidad, el trabajo y nuestro futuro, cuando es lo contrario. Rutte debería ser más responsable .

El partido D66 tiene proyecciones demoscópicas para quedar entre el tercer y cuarto sitio en las elecciones legislativas del miércoles.