Bruselas.- Las seis potencias mundiales aceptaron una oferta de Irán para dialogar sobre su disputado programa nuclear, dijo la máxima diplomática de la Unión Europea, luego de un estancamiento de un año que elevó el temor a una nueva guerra en Oriente Medio.

El anuncio de la jefa de política exterior de la UE, Catherine Ashton, se conoció poco después de que Rusia llamó a sostener nuevas conversaciones con Irán lo antes posible, afirmando que Teherán probó que está listo para negociaciones serias.

Con Israel manteniendo su voluntad de lanzar una acción militar en caso de creerlo necesario, el diálogo podría ser un alivio para una crisis que ha elevado los precios del petróleo y amenazado con sumir a Estados Unidos en su tercera guerra en una década.

El negociador nuclear iraní, Saeed Jalili, escribió a Ashton en febrero diciendo que Teherán quería reabrir las negociaciones y ofreciendo "nuevas iniciativas" para llevar a la mesa.

"Hoy (martes) contesté a la carta del Dr. Jalili del 14 de febrero", dijo Ashton, que representa a Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania en las relaciones con Irán, en un comunicado, después de semanas de consultas.

" Ofrecí reanudar las conversaciones con Irán sobre el tema nuclear", agregó.

La fecha y el lugar de las conversaciones tendrán que ser acordados, dijo Ashton.

"Nuestro objetivo general sigue siendo una solución amplia, negociada y a largo plazo que restaure la confianza internacional en la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear de Irán y respete el derecho de Irán al uso pacífico de la energía nuclear", escribió Ashton a Jalili.

Los Estados occidentales seguramente se mostrarán cautelosos, conscientes de que en el pasado Irán hizo promesas de diálogo con el fin de ganar tiempo y aliviar la presión, no como un medio para llegar a un acuerdo.

El último acercamiento de la república islámica con las seis potencias coincide con los daños sin precedentes provocados por las sanciones de Occidente contra su sector petrolero y financiero.

TEMORES DE GUERRA

La reanudación de las conversaciones igualmente podría demorar el camino aparente hacia una confrontación militar para destruir el programa nuclear iraní, que según Occidente busca desarrollar una bomba atómica. Teherán asegura que sólo tiene fines pacíficos.

Israel, que dice que su existencia podría verse amenazada si Irán logra fabricar armas nucleares, está perdiendo confianza en los esfuerzos occidentales por contener a la República Islámica mediante sanciones y presión diplomática.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que el Estado judío no ha tomado la decisión de atacar sitios nucleares iraníes, según fuentes cercanas a su reunión en Washington.

Sin embargo, no dio señales de querer abandonar la opción de los ataques militares.

En tanto, Irán dijo que permitirá el acceso de la agencia nuclear de la ONU a su complejo militar de Parchin, un lugar donde la entidad cree que Teherán realizó investigaciones con explosivos para armas nucleares.

Pero algunos diplomáticos citaron una condición en el comunicado iraní que indicó que el acceso sigue dependiendo de un acuerdo más amplio para resolver los temas sobresalientes que las dos partes no han podido solucionar en los últimos cinco años.

Un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés) del año pasado reveló que Irán construyó una gran cámara de contención en Parchin, al sudeste de Teherán, para realizar pruebas con potentes explosivos que son "fuertes indicadores" de esfuerzos para desarrollar una bomba atómica.

LA IAEA pidió acceso a Parchin durante conversaciones de alto nivel en Teherán en enero y febrero, pero los iraníes no lo concedieron.

Los diplomáticos iraníes y los funcionarios de la IAEA no estaban disponibles de inmediato para comentar.

apr