Las grandes potencias enviarán el domingo un mensaje al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, para decirle que la solución de dos estados entre israelíes y palestinos es la única forma de lograr la paz y le advertirán que sus planes de llevar la embajada de Washington a Jerusalén podrían minar el proceso.

Unos 70 países, incluidos estados europeos, árabes y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se reunirán en París para un encuentro que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha rechazado por considerarlo "fútil" y "fraudulento". Israelíes y palestinos no tendrán representación.

Apenas cinco días antes de que Trump asuma el poder, la conferencia brinda una plataforma para que los países envíen una fuerte señal al futuro líder de Estados Unidos.

Trump ha prometido que seguirá políticas más favorables a Israel y trasladará la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv, donde ha estado durante 68 años, a Jerusalén, lo que prácticamente consagraría a la ciudad como la capital del Estado hebreo a pesar de las objeciones internacionales.

"Sería una decisión unilateral que podría aumentar las tensiones", dijo un diplomático francés de alto rango.

"Cinco días antes de que se convierta en presidente, no es insignificante que 70 países le recuerden (la necesidad de) una solución de dos estados cuando su administración podría implementar medidas controvertidas que podrían agravar las cosas", agregó.

Francia ha dicho que la reunión no busca imponer nada a Israel ni a los palestinos y que, finalmente, sólo las negociaciones directas entre ambas partes pueden resolver el conflicto.

Un borrador del comunicado al que tuvo acceso Reuters reafirma las resoluciones internacionales existentes, insta a ambas partes a reiterar su compromiso con la solución de dos estados, repudiar a los funcionarios que la rechazan y solicita a los protagonistas que se "abstengan de medidas unilaterales que prejuzguen el resultado de las negociaciones de un status final".

rarl