La debilitada salud del presidente Hugo Chávez ha llevado el estado de tensión en Venezuela al máximo. El ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, recriminó duramente al canal de televisión Globovisión por llamar presidente encargado al vicepresidente Nicolás Maduro.

El único presidente en ejercicio es Hugo Chávez, ganador de la elección del 7 de octubre, cuando fue reelecto con 8 millones de votos para el período 2013-2019 , subrayó Villegas en una carta. El hecho de que por razones médicas (...) esté de permiso constitucional, aprobado en forma unánime por la Asamblea Nacional, y haya delegado algunas de sus atribuciones en el vicepresidente, no autoriza a desconocerlo en la titularidad y ejercicio de su cargo , remarcó.

Las críticas a un canal abiertamente opositor son un reflejo de las tensiones que recorren al oficialismo.

El tiempo apremia al gobierno y le juega en contra. El presidente Chávez debe asumir su nuevo mandato el jueves 10 de enero y la incertidumbre sobre si podrá hacerlo desgarra al chavismo.

Estallan luchas internas?

Al interior del chavismo ya estallaron las luchas de poder. Por un lado está su delfín, el vicepresidente Nicolás Maduro, a quien designó expresamente como su sucesor antes de partir a Cuba para operarse de cáncer por cuarta vez. Y por el otro está el jefe de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, que enfrenta mañana un trámite clave: su ratificación al frente del poder Legislativo.

Su nombramiento podría habilitarlo a él -o a quien sea elegido- como jefe de Estado hasta que se convoque a nuevos comicios, si el mandatario muere antes de asumir.

Pero un enfrentamiento entra las distintas facciones del chavismo podría ser el punto final para el proyecto bolivariano de Hugo Chávez, ya que según los expertos, ninguna otra figura del sector goza de su popularidad y es capaz como él de aglutinar a las distintas corriente internas del gobierno.

Chávez traspasa el mando

El primer escenario es que la salud de Chávez se estabilice lo suficiente como para permitirle asumir, pero renuncie al poco tiempo. En ese caso, el vicepresidente tendría que tomar el mando temporalmente y convocar a comicios en un plazo de 30 días.

Esta opción es la que más acomoda a Maduro, quien podría hacer campaña desde la presidencia con las ventajas que ello implica en términos de visibilidad y manejo de recursos. Si Chávez es consciente de que no podrá cumplir su mandato y quiere que Maduro tenga opciones de sucederlo, debería optar por esta alternativa.

Chávez no asume

La segunda posibilidad es que Chávez no llegue a asumir. Este es el escenario más complejo para el gobierno, ya que habilitaría a Cabello a desempeñar el poder temporal hasta las nuevas elecciones.

La Constitución señala que si el presidente electo no asume, quien toma las riendas es el jefe del Legislativo.

El problema es que Cabello es un rival de Maduro y un enfrentamiento entre ambos personajes podría fracturar al chavismo y favorecer las opciones de la oposición en los comicios.

¿La Habana o Caracas?

Un tercer escenario es que Chávez se recupere en la semana que resta y regrese a Caracas para asumir. Dada su gravedad, que ha sido reconocida por el propio Maduro, esto parece imposible.

La Constitución señala que si por cualquier motivo el presidente no pudiera tomar posesión ante la Asamblea Nacional, podría hacerlo ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Algunos especulan que los magistrados podrían ir a La Habana a tomarle juramento.Otros, como el jurista Manuel Rachadell, lo niegan. En un reciente artículo del diario local El Nacional el experto explicó que el asiento de los poderes está en el territorio nacional .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica