Miles de funcionarios y empleados del sector privado se manifestaron el sábado por la tarde en contra de las medidas de austeridad anunciadas por el gobierno para mejorar las finanzas públicas.

"ñBasta!", "Que deje de subir el desempleo", "no a la austeridad" y "por una estabilidad del empleo" eran algunas de las consignas inscritas en las pancartas desplegadas entre las numerosas banderas sindicales.

"No queremos que la sociedad portuguesa caiga en la indiferencia y se resigne", declaró a la AFP Manuel Carvalho da Silva, secretario general de la CGTP, principal confederación sindical del país, que convocó la jornada de manifestación.

Los funcionarios y trabajadores del sector privado vinieron en decenas de autobuses de diferentes regiones y se reunieron al principio de la tarde en diferentes puntos de la capital, antes de desfilar juntos por las calles de Lisboa.

Los organizadores, que todavía no habían hecho ninguna estimación de participación, esperaba una participación récord de 200.000 personas.

Los manifestantes expresaron su oposición a las medidas de ajuste del gobierno socialista que, tras haber anunciado en febrero un primer programa de austeridad basado esencialmente en una reducción de los gastos, presentó en mayo nuevas medidas incluida un alza generalizada de los impuestos, la caída de las ayudas sociales y la congelación de las contrataciones de funcionarios.

El gobierno socialista, que se ha comprometido a reducir su déficit del 9,4% del PIB en 2009 al 4,6% en 2011, justificó las nuevas medidas de austeridad con la necesidad urgente de sanear las finanzas públicas frente al riesgo de contagio de la crisis griega y la explosión de las tasas de interés de la deuda.

/doch