La Paz. El expresidente boliviano Evo Morales fue objeto de otra demanda, ahora por usurpación de funciones, luego de haber entregado el pasado 23 de diciembre una obra pública desde su refugio en territorio argentino, informó la prensa local.

La demanda penal fue interpuesta este miércoles ante un tribunal por el abogado Omar Durán, tras asegurar que Morales había cometido el delito de usurpación de funciones al entregar vía telefónica un mercado público en el municipio Entre Ríos, en el departamento de Tarija, detalló el diario Página Siete.

A través de una llamada telefónica desde Buenos Aires, Argentina, en la referida entrega mencionó lo siguiente: “Gracias por conectarme, contactarme mediante el teléfono y los parlantes. Saludar desde Buenos Aires este acto de inauguración de nuestro mercado”, de acuerdo con la denuncia que presentó el abogado a título personal.

La demanda también incluyó al subgobernador de la provincia O’Connor de Tarija, Walter Ferrufino, por los delitos de usurpación de funciones y sedición, entre otros cargos.

También se demandará a Morales por los delitos de terrorismo y sedición o alzamientos armados contra la seguridad y soberanía del Estado, luego de desconocer desde Buenos Aires a la actual presidenta, Jeanine Áñez, y convocar a medidas de presión para desestabilizar el gobierno, declaró Durán.

Desde territorio argentino Morales ha estado reorganizando a su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), para participar en las elecciones generales de este año, con el objetivo de que el organismo político recupere la Presidencia de Bolivia.

La Unión Europea rechaza expulsión

La Unión Europea (UE) y Bolivia llamaron este martes a superar la crisis desatada por la visita de representantes de España a la Embajada de México, donde están asilados colaboradores del expresidente Evo Morales, y que desembocó en la expulsión de diplomáticos españoles.

La delegación de la Unión Europea  en La Paz llamó a bajar la tensión, tras la “inamistosa” decisión del gobierno interino de Bolivia de declarar personas “no gratas” a diplomáticos de España, y que motivó de parte de Madrid igual medida.

Bolivia expulsó el lunes a la encargada de negocios Cristina Borreguero, al cónsul Álvaro Fernández y a un grupo de personal de seguridad que, según La Paz, habría llegado al lugar “encapuchado y presumiblemente armado”.

El gobierno transitorio de Jeanine Áñez, mediante el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, explicó este martes que tomó la decisión de expulsar a la embajadora de México y a diplomáticos españoles porque estos incurrieron en un acto inamistoso al pretender el ingreso de personas con el rostro oculto a una residencia diplomática donde se encuentran asiladas exautoridades buscadas por la justicia boliviana.