La compañía British Petroleum (BP) comenzó este domingo a recoger parte del petróleo que se derramó en el Golfo de México tras haber insertado un tubo en la fuga principal del pozo, confirmó Kent Wells, su vicepresidente ejecutivo.

Actualmente petróleo y gas está subiendo a la superficie por el conducto, dijo Wells en una rueda de prensa.

Durante la madrugada del domingo los expertos de la compañía lograron colocar el tubo en el agujero, a unos 1,600 metros de profundidad, y capturar petróleo y gas, que fue conducido al buque Discoverer Enterprise.

El barco es capaz de separar el crudo, el agua y el gas, almacenó el petróleo recogido y quemó el gas.

Sin embargo, el mecanismo dejó de funcionar cuando el conducto se salió de su sitio al enredarse algunos de los cables usados en la operación, pues es la primera vez que se realiza a esa profundidad.

Los técnicos han inspeccionado totalmente el sistema y han insertado de nuevo el tubo , afirmó en un comunicado la compañía petrolífera.

Primera captura del vertido

Es la primera vez en casi un mes que BP logra capturar parte del vertido, después de que fallaran otros intentos, incluida la colocación de una enorme caja de acero y cemento sobre la fuga.

BP llevaba desde el viernes intentando poner el tubo en la principal fuente de crudo y con el que pretende capturar tres cuartas partes del vertido.

La cañería, de unos 10 centímetros de diámetro, se colocó mediante robots submarinos que también han instalado un sistema para inyectar metanol en la fuga.

El objetivo es prevenir la formación de cristales de gas, los cuales podrían impedir el flujo de los hidrocarburos a la superficie.

Alertan científicos sobre columnas de petróleo

BP también está usando productos químicos en la fuente del crudo para diluirlo en pequeñas gotas, lo que facilita su absorción por microorganismos marinos.

Doug Suttles, el jefe de Operaciones de la compañía, dijo el sábado en una rueda de prensa que el procedimiento parece estar funcionando , puesto que se ha reducido el volumen de crudo en la superficie.

Sin embargo, un grupo de científicos dijo también este domingo que ese procedimiento puede haber dado lugar a las enormes columnas de petróleo que han encontrado bajo la superficie del Golfo de México, al retrasar el ascenso del petróleo a la superficie.

Las columnas no son visibles en las imágenes de satélite que ha usado el gobierno para evaluar el volumen de petróleo que sale del pozo, lo que podría indicar que el vertido es mayor que lo calculado oficialmente.

Una de esas acumulaciones de crudo tiene una extensión de 16 kilómetros de largo por 5 kilómetros de ancho, según los expertos, que trabajan desde el buque de investigación Pelican.

Bajada del nivel de oxígeno

El nivel de oxígeno en algunas zonas cercanas a esas columnas ha caído 30% y sigue bajando, de acuerdo con sus cálculos, lo que pone en peligro la vida marina en la zona.